Mitología nórdica

Ragnarök: la batalla del fin del mundo de la mitología nórdica

La mayoría de las culturas del mundo tienen dentro de sus mitologías un relato que describe cómo será el fin de su mundo. Para los pueblos nórdicos es el Ragnarök, relatado en la Völuspá, uno de los poemas más conocidos dentro de la Edda prosaica.

Ragnarök es descrito como una batalla de proporciones nunca antes vistas por los hombres, ni por los dioses. En la cual tanto dioses, como humanos se verán envueltos, causando la destrucción del universo.

¿Que desencadena el Ragnarök?

Según los mitos nórdicos se trata de una confrontación de proporciones apocalípticas donde se ven involucrados los dioses, liderados por el padre de todos, Odín. Quienes se enfrentan a los gigantes de fuego liderados por Surtr, con el apoyo de los jotun liderados por el dios del fuego, Loki. Sin embargo, hay un grupo de eventos que le precedieron esta gran batalla.

El nacimiento de los hijos de Loki y Angrboda

De esta unión surgieron tres hijos, la serpiente de Midgard jörmungander, el lobo Fenrir y el malvado perro Hel. Quienes fueron encarcelados por los demás dioses.

Loki y Angrboda

El rencor que Loki tenía en contra de los otros dioses

Loki tenía un gran rencor en contra de muchos dioses por las burlas y amenazas que recibía de ellos 

La muerte del amado dios Baldr

Baldr era el dios más amado en Asgard, el hogar de los dioses. Fue asesinado por su hermano Hödr, quien había sido influenciado por Loki.

El Fimbulvetr

Según los mitos, antes de que suceda Ragnarök, ocurre un evento sin precedentes conocido como el Fimbulvetr, tres inviernos consecutivos sin verano, “el invierno de inviernos”. Durante este período humanos y dioses se verán inmersos en un gran número de conflictos, y los hijos de Loki serán liberados, disponiéndose a atacar a Midgard y Asgard, lo que dará comienzo al gran conflicto final.

¿Cómo se desarrolla el Ragnarök?

Al comenzar la gran batalla, Thor cabalga junto a su padre Odín, quien comanda a los Aesir (dioses) y a los Einherjar, un ejército de aproximadamente 432.000 humanos muertos en batalla elegidos por Odín y las valkirias. Thor se separa de su padre para enfrentar con su legendario martillo, el Mjorllnir, a la gigantesca serpiente jörmungander, logrando asesinarla, pero no tiene tiempo de celebrar pues tan solo alcanza a dar nueve pasos antes de morir a causa del veneno de la misma.

Por su parte, el lobo de lobos Fenrir, acaba con la vida de Odín al devorarlo. Sin embargo, Vidar, uno de los hijos de Odín, utilizando un calzado especial, aplasta la mandíbula inferior del temible lobo y pone fin a su vida.

Loki y Heimdall luchan sin que ninguno resulte ganador, ambos sesgan la vida del otro. El panorama es igual de caótico en todas partes, por la llanura se puede observar a las valkirias luchando contra los gigantes de fuego mientras el resto de los dioses y demás seres grandiosos de la historia caen uno tras otro. Surtr agita su espada y libera las últimas llamaradas de fuego para dar fin al Ragnarök y a todo el universo.

¿Este es el fin?

Por fortuna, Ragnarök no es el fin de todo, sino un nuevo comienzo. Tras la devastación ocurrida, la Tierra vuelve a brotar de las aguas, hermosa y virginal. Un grupo de dioses logran sobrevivir a la batalla, entre ellos Modi y Magni, hijos de Thor, quienes heredaron el legendario martillo. Dentro del bosque del tesoro, surgen de las ramas del Yggdrasil, dos humanos: Lif y Lifthrasir, quienes ahora repoblarán la Tierra.

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.